Murphy se va de veraneo.

Llega el verano y , los que podamos, pillamos esos apuraditos días de vacaciones que corren al triple de velocidad que las jornadas laborales. Pero oyes, intentemos aprovecharlos al máximo.

Sin embargo, los que nos desplazamos entre distintos puntos geográficos, nos encontramos con que Murphy y su pestosísima ley viajan con nosotros. Y nos trae el maldito fenómeno de que los eventos molones te esquivan mientras te desplazas. Concierto tal en tu pueblo cuando no estás, cuando vuelves evento guapante en el sitio de donde vienes. Las agendas se petan y hay que rezar porque coordenadas cósmicas permitan una coincidencia mística… Pero oyes, que si no… playa, chiringuito y a montarse uno la fiesta. Nos ha jodio el Murfy eze….

actividades verano